Factor religión en el “atolladero Siria”, opinión desde el prisma de Italia

CENTRO STUDI EURASIA MEDITERRANEO

Recurso desde Italia, desde las alianzas con “think-tanks” de distintas capitales del mundo, trabajos de prensa con el objetivo de acercar al lector de nuestra comunidad reflexión y análisis de cuestiones claves de agenda global desde el prisma de reconocidos expertos y observadores de diferentes latitudes. Entrevista al responsable de la sección Europa y Mediterráneo del “Centro di Studi Eurasia-Mediterraneo” CeSEM; Giacomo Gabellini, acerca del “atolladero Siria”. Desarrollo de Vanina Fattori para conocer opinión sobre el factor de la religión y la cuestión étnica que marca la fragmentación de los grupos opositores al régimen de Al Assad. Mientras continúa la tragedia para el pueblo sirio, la incertidumbre choca con la irracionalidad de la falta de soluciones por la vía diplomática, el académico italiano ensaya al respecto cuales pueden ser las consecuencias geopolíticas de continuar este estancamiento en torno al “atolladero Siria”.

¿Cuál es el significado geopolítico de haber levantado el embargo de armas a la oposición siria?

Giacomo Gabellini: En el plano geopolítico, yo diría que el aspecto de gran importancia es la forma en que se ha llegado a esta decisión, ya que muestra una vez más la falta de cohesión en el “viejo continente”, como así también la lealtad inquebrantable a los Estados Unidos. Aunque se ha decidido levantar la prohibición, debido a la fuerte presión de los británicos y franceses, Italia declaró que va a proporcionar armas a los rebeldes. Al mismo tiempo, la canciller Emma Bonino ha acusado a alto funcionario de Europa, Catherine Ashton, la “falta de liderazgo”. Sin embargo, a nivel práctico esta decisión parece bastante irrelevante, desde hace meses que los aparatos de seguridad de Damasco han informado sobre la presencia de fuerzas especiales de Francia y Gran Bretaña en Siria, proporcionando apoyo a los llamados “rebeldes” en violación de las normas internacionales. También, creo que es probable que la enorme cantidad de armas alcanzada hasta ahora en la franja de los rebeldes, no son totalmente atribuibles a Turquía y las monarquías del Golfo Pérsico, sino también a varios países europeos (no sólo Francia y Gran Bretaña), desempeñando un papel muy activo en este sentido. Tampoco hay que subestimar el papel de Israel.

Observamos el levantamiento de embargo de la Unión Europea, pero por otro lado Rusia ofrece el sistema de defensa de misiles S-300. En el plano militar, ¿qué objetivo y utilidad de tener?

GG: Creo que el objetivo perseguido por Moscú es “invitar” a los intervencionistas a ser cuidadosos y no interferir directamente en el conflicto sirio, como les gustaría a algunos guerreristas y/o militaristas “halcones”. También, creo que la decisión de Putin responde a la necesidad de cambiar el tamaño de los delirios de grandeza del primer ministro turco, Recep Erdogan. Este hecho se relaciona con las conversaciones llevadas a cabo con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, tras el ataque israelí contra Siria. No se debe subestimar los enlaces que Moscú mantiene con el Estado judío (compuesto en gran parte de los Judios de Rusia), quien parece estar dispuesto a escuchar únicamente a Rusia, a parte de EE.UU. Por esta razón, el hecho de que Putin condenara, en un principio, la fuertemente agresión de Israel contra Siria y luego suministrara un sistema de misiles de gran alcance de Assad, revela, en mi opinión, la intención de hacer entender al mundo que Moscú no pretende, en ningún caso, aceptar que Siria se convierta en la nueva Libia, con el fin de evitar que el renacimiento del fundamentalismo islámico reavive las tensiones en Chechenia, Daguestán y otras regiones de la Federación Rusa.

Hay quienes venden armas a un grupo determinado, mientras que por otro lado, están los que venden a otro grupo diferente. El conflicto se extiende a través de la pérdida de vidas humanas. ¿Cuál es la razón de que esto ocurra? ¿Esto se debe a que no se aceptará el “Libreto de Libia”?

GG: En Libia, las divisiones internas siguen una lógica puramente tribal. Este país africano está compuesto por tres regiones principales, Tripolitania, Cirenaica y Fezzan. Cirenaica, es la más importante (así lo certificó un estudio realizado por analistas de la Academia Militar de EE.UU en West Point) porque representa el núcleo duro de la revuelta contra Gadafi. Antes de la agresión, Gaddafi tenía un buen control de la situación a pesar de que los “rebeldes” fueran fuertemente financiados y armados desde el exterior. Sólo después de que el ataque militar y el ultimátum impuesto a los “leales” oficiales, la Jamahiriya Libia ha empezado a retirarse. Pero no hay que olvidar que a pesar de la desproporción de fuerzas en el campo, se requirió de meses y meses para determinar la capitulación final de Gadafi.

A diferencia de Libia, Siria puede contar con alianzas fuertes (Rusia y China) que “pesan” a nivel internacional. A nivel regional es apoyado por Irán y Hezbollah, de hecho firmaron con Bashar al-Assad un acuerdo militar, con el fin de que estos países se comprometan a intervenir directamente en caso de agresión externa hacia uno de los Estados Partes del Tratado. Es decir, sería como una “OTAN en miniatura” con probabilidades de incluir a Irak. No hay que olvidar que Siria está equipada con un sistema policial eficiente y un aparato de seguridad significativo. Sin embargo, el aspecto más peculiar está dado por la asombrosa composición étnica y religiosa, siendo esto lo que diferencia a Siria de Libia. El apoyo al régimen está dotado de toda la tensión étnico-religiosa por los alauí (chií-sincretista), que representa el 11% de la población; por una parte de la mayoría de los cristianos (maronitas, caldeos, y más), que comprenden aproximadamente el 10% de la población; por una considerable parte de la mayoría sunita (alrededor del 75%); y también, pero en forma desigual, por el resto de las minorías, como los kurdos, Mandeos, Judios, Yazidi, refugiados palestinos, armenios, circasianos, turcomanos. A estos efectos, la gran composición étnica y religiosa no se distribuye uniformemente en el país, de modo que hay algunos reductos en los que el descontento contra el régimen está más arraigado que en otros.

No debemos olvidar que en un primer momento las reivindicaciones no tenían un carácter violento, sino que más tarde adquirieron esa connotación particular. Algunas franjas del fundamentalismo islámico, en particular barricadas cerca de Homs, y otras áreas de Siria se han aprovechado de los reclamos pacíficos para romper de inmediato a las fuerzas de seguridad y los ciudadanos sirios que pertenecen a grupos etnicos “odiados”. En ese momento, las potencias extranjeras, interesadas en desestabilizar a Siria, han proporcionado armas y financiación, pero la dificultad de identificar, como se señaló anteriormente, los interlocutores confiables han dificultado sus intereses. Luego, los Estados Unidos pusieron en marcha un sistema basado en la financiación de los saudíes y formación de la guerrilla por los servicios de inteligencia paquistaníes. A pesar de la infiltración de aquellos terroristas, llamados por los medios occidentales como “combatientes de la libertad”, y a pesar de que se llevaron a cabo masacres y todo tipo de delitos, Siria ha resistido con fuerte determinación. Por lo tanto, era necesario poner en marcha la clásica “máquina de propaganda”, que ha atribuido todos los “horrores” cometidos en el país a las fuerzas de seguridad sirias. Todo estaba listo para que el “modelo Libia” sea aplicado en Siria, pero Rusia y China ejercieron su veto indiscutible.

Sabemos que Siria no ha sido capaz de lograr un interlocutor fiable como representante de toda la facción de la oposición del gobierno. ¿Cómo podemos identificar la composición de estos grupos de oposición? ¿Cuál es el motivo por el que son tan fragmentados?

GG: En primer término cabe señalar que una parte importante de la clase política siria es definitivamente una “elite privilegiada” y corrupta. Al mismo tiempo, en el país existe un estado de emergencia desde hace varias décadas. Por estas razones se inició, a raíz de otras revueltas árabes, las primeras protestas. Bashar al-Assad fue al encuentro de los manifestantes, intentado un lanzamiento de las reformas estructurales de gran escala (completamente ignorado o minimizado por los medios occidentales) para poner fin al estado de emergencia, sin embargo estas medidas concretas de Assad se han disuelto y ningún efecto se ha causado.

La violencia que caracteriza a las bandas sectarias ha consolidado la relación entre la población y el liderazgo político,  evidenciando el verdadero rostro de los llamados “rebeldes”. Milicias como al-Nusra Front, estrechamente vinculados a al-Qaeda y enteramente compuestas por suníes salafistas-yihadistas, forman el corazón de la rebelión. El denominado “Ejército Sirio Libre” es en realidad quien reúne a las facciones dispares, absolutamente carente de mando central y liderazgo. La fragmentación que caracteriza a la llamada “oposición” se debe al hecho de que los combatientes más activos son delincuentes extranjeros, motivados por el odio sectario y también son muy impopulares.

También hay que señalar que, incluso, para las potencias occidentales es sumamente peligroso entregar armas a estos grupos, cuya falta de control se demuestra por la historia oscura del ataque contra el consulado de EE.UU. en Benghazi, a manos de los “rebeldes” liderados por Abu Sufian bin Qumu, quien fue detenido en Guantánamo y regresó a Libia para animar la revuelta contra Gadafi.

Podemos ver la expectativa para la resolución del conflicto en Siria por los actores involucrados. ¿Cuál es su opinión sobre el papel de la diplomacia? teniendo en cuenta que la postura de Moscú al respecto.

GG: Creo que Rusia y China están tratando de garantizar que los “nomos de la tierra” no sean reemplazados por los peligrosos “nomos del mar”; que refleja el modus operandi de los EE.UU., produciendo la continua violación del derecho internacional. Recientemente, el llamado “Club de amigos Siria” (organizado en Doha) decidió intensificar su apoyo a los “rebeldes”; mientras que Moscú advirtió que si las intenciones fueran realmente a tomar forma en armar un ejercito opositor, Rusia proporcionará nuevos sistemas de armas que nunca han estado fuera de las fronteras nacionales del gobierno.

Esta opción muestra cuan convencida esta la voluntad de la clase dirigente rusa, consciente de que la caída de Assad podría quebrar un punto central de la cuerda floja chiíta, arco que conecta a Teherán a Beirut; provocando un “incendio” por el cual intervenir en todo Medio Oriente (Líbano, Irak, Irán y Jordania) y en el Cáucaso, reavivando conflictos no latentes (Chechenia, Daguestán, Nagorno-Karabaj). Por el momento, la firmeza con que Moscú está defendiendo el derecho internacional es la mejor garantía de que las potencias occidentales evitarán intervenir directamente en el conflicto sirio.

Giacomo Gabellini es redactor en Revista “Eurasia & Rivista di studi geopolitici”. Es autor de los libros: “La parabola. Geopolitica dell’unipolarismo statunitense” y “Shock. La evolución del capitalismo globalizado tras la crisis, la guerra y la debacle estadounidense”. Es conferenciante sobre asuntos árabes en Teramo University.

Fuente: Equilibrium Global

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: