La recámara de la reforma laboral

CARLOS MARTINEZ-CAVA

por Carlos Martínez-Cava – ¿Salarios de 645,30 €? ¿Es posible que un trabajador sin mediar causa económica, técnica o productiva se encuentre de la noche a la mañana con que su sueldo ha descendido al salario minimo interprofesional? Lo es. La Reforma Laboral que el Partido Popular aprobó el pasado febrero de 2012 sabíamos que había sido impuesta por la presión de los mercados internacionales como ellos mismos dijeron en la exposición de motivos. Sabíamos que permitía abaratar los costes del despido, que eliminaba el “despido Express” (como concesión de galería a los sindicatos) y que permitía los despidos colectivos y modificaciones en condiciones mas amplias hasta las entonces contempladas.

Y sabíamos que permitía, cuando concurrieran las causas tasadas en esa Reforma, reducir los salarios abonados al trabajador teniendo como suelo de esa reducción el salario que marcara el Convenio de aplicación.

Lo que muchos, quizá, no sabían es que incluso ese suelo mínimo puede ser roto en fecha próxima por una de las peculiaridades más ocultas de esa Reforma.

Hasta Febrero de 2012, la denominada “ultractividad” permitía que, de forma indefinida, un Convenio Colectivo al finalizar su vigencia permanecieran vivas sus condicionantes normativos y congeladas sus tablas salariales hasta que las partes acordaran un nuevo texto

Desde la reforma laboral ese escenario ha abierto un abismo a los pies de los trabajadores. Si transcurrido un año desde la denuncia del Convenio, no se ha aprobado un nuevo texto, el empresario podrá, en el mes siguiente a ese año, pasar a los trabajadores que esté cobrando el salario de convenio a salario mínimo interprofesional (645,30 €).

El ejemplo sería un empleado que perciba 1.000 € de salario de convenio. Si esa norma ha sido denunciada por cualquiera de las dos partes (sindical o empresarial) a la finalización de su vigencia temporal, y ha pasado un año desde que se hizo esa denuncia sin llegar a un nuevo texto, el empresario dentro del mes siguiente –al no existir ya un convenio vigente- puede pasar a esos trabajadores a Salario Mínimo Interprofesional. Tiene un mes para hacerlo. Pasado ese plazo, se consolidaría –como condición mas beneficiosa- ese sueldo en forma de 645,30€ de salario mínimo, más 357,7 € como mejora voluntaria hasta los 1.000 € que el empresario ya no podría tocar.

Se abre, por tanto, un mes donde el abismo puede aparecer en las nominas de muchos trabajadores aunque su empresa esté en beneficios.

Esto ya no es España, es Bangla Desh, por si alguno no se había dado cuenta.

Fuente: Carlos Martínez-Cava

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: