La Comisión nos da la puntilla

EDUARDO ARROYO

por Eduardo Arroyo“Por fin”, reza la portada de ABC, una vez que Mario Draghi ha bajado el precio del dinero hasta el histórico 0,5%. El resto de la prensa se hace eco de la noticia.

Es una pena que haya que llegar a los 6 millones de parados para que alguien considere que el precio del dinero en origen es determinante del nivel de actividad económica general. Cuando hace unos meses titulamos un artículo de esta misma sección Mariano Rajoy, el hombre de los seis millones de parados nos equivocamos: era el hombre de los “seis millones doscientos mil parados” y muchas cosas más: un fracaso solo comparable al de Olli Rehn y la Comisión Europea. Ni una de sus medidas ha surtido el efecto deseado. Tan solo se limitan a suscitar falsas expectativas postergando el inicio de la “recuperación” para dentro de un par de años.

Lamentablemente, las explicaciones de Rehn, en la mañana del día 3 de mayo, han sido un nuevo jarro de agua fría: la recesión y la caída de la economía española se confirman. Todo esto estaba al alcance de cualquiera que quisiera enterarse, pero no de los intoxicados por el prejuicio liberal y por la distorsión partidista en general. La pobre Esperanza Aguirre, con la tranquilidad que da el saberse dentro de la política únicamente como voz crítica, afirma que el gobierno tiene razón “en todo” y que hay que avanzar en el “ideario del PP”. Su éxito radica solo en que dice con energía enorme vaciedades inmensas Pero los españoles, señora Aguirre, no tenemos tiempo para chorradas.

A ninguno nos va a contratar, si nos despiden, una agencia de cazatalentos e historias similares. En política, entérese, no basta con ser más o menos lenguaraz; hay que ser eficaz y su partido, el PP, que ha abandonado todo por la economía –de hecho no ha derogado una sola ley de la era Zapatero, de esas que sancionaban con el poder del Estado la dictadura de lo políticamente correcto- está fracasando en aquello de lo que alardeaba. Su historia de consolidar las bases del crecimiento, de las “reformas estructurales”, etc., es una receta incapaz de parar lo que está sucediendo ya. Y mientras tanto, el ajuste, la “austeridad”, et.c, que ya arruinaron a la España del “felipismo”, están hoy mermando el crecimiento de la propia Alemania, tan neoliberal, tan austera y tan disciplinada en lo presupuestario.

Ahora resulta que el BCE baja los tipos al 0,5% en vez de pedir la reducción fiscal universal. Horrorícese, doña Esperanza. Usted y los chicos del ajuste deben estar que trinan: ni siquiera Draghi les da la razón. Es cierto que al pobre le ha costado enterarse: ha necesitado un sin fin de fracasos, varios países arruinados y la quinta economía de la UE –la española-, tan servil con las recetas de la Comisión, al borde del colapso económico y social, tan solo sostenida por una economía sumergida que permite al menos vivir a la gente.

Sin embargo, lo esencial no se dice: no basta con que el BCE baje los tipos, sino que esta bajada sea trasladada a la economía real. En España, multitud de bajadas del precio del dinero, adoptadas por el BCE, han sido amortiguadas posteriormente por la banca privada diciendo, con el mayor de los cinismos, que se lo trasladarían “a sus mejores clientes”. Por eso yo dudo que en España la bajada del BCE –como amargamente comenta un frustrado Draghi- sirva para algo. Ya oigo por ahí que la bajada “desincentiva el ahorro”. Eso posiblemente les servirá de nuevo como excusa y si no, inventarán alguna otra.

Pero como no hay mal que por bien no venga, así los liberales de espíritu –osea toda la clase política- podrá seguir vendiendo la reducción de la presión fiscal, tanto en su versión izquierdista (que paguen más “los que más tienen”) como en su versión centro-reformista o como se diga (“facilitar el camino a los emprendedores, etc”). Luego, llegará otra vuelta de tuerca de austeridad, propuesta por algún visionario, y la reducción de la presión fiscal se quedará en nada. Los chicos del “ajuste” siguen sin comprender que el dinero no sirve solo para pagar sino también para producir. Sin dinero todo se para.

Por eso, el déficit contra el que luchan no va a disminuir porque asfixien al mundo con medidas de austeridad porque, gracias a ellas, llegará un momento en que nadie aporte un euro al Estado. Si, como dicen, hay que reducir la estructura de la administración –manido argumento de los que no entienden el fondo de las cosas- y despiden a un millón de funcionarios, tendrán un millón más de parados y un déficit en crecimiento galopante.

Y es que, por mal gestionado que esté nuestro modelo de Estado autonómico (que sin duda lo está), el problema real es de financiación de la economía real productiva, no de gastos y de ingresos. Entérense que el Estado no es un supermercado ni un quiosco: eso solo lo dicen los liberales de facultad que no entienden absolutamente nada de la naturaleza del dinero. Para el Estado europeo, que a efectos bancarios y monetarios, es el único que realmente existe, el dinero que necesita para su financiación no se lo debe absolutamente a nadie porque lo crea de la nada el BCE.

Que abdique de esta función y por eso Europa se lo pida a los mercados es otra historia. Por eso la clave está en que el dinero llegue a los que realmente producen y no a los que se enriquecen sin producir. La clave está, no en que falle la financiación, sino en que falla la función financiera en pleno porque se prima a la economía especulativa por encima de la economía productiva. Esto no es una cuestión técnica, sino una cuestión ideológica, filosófica y política, diría incluso que antropológica, sobre la que nadie, absolutamente nadie, se ha pronunciado con contundencia y decisión.

De ahí que vayamos por muy mal camino, un camino que será peor en el futuro. Luego no se extrañen que en Andalucía prolifere gente que ocupa fincas. No se si tienen o no razón pero con el panorama que se presenta, ¿qué es lo que quieren ustedes que prospere? Se abre la veda del propio sistema y se barrunta el hundimiento de los grandes partidos.

Fuente: El Semanal Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: