Naciones Unidas Artículo 19: Derechos Humanos y revisionismo histórico

GILAZ ATZMON

por Gabi Weber  y Gilad Atzmon – 02/01/2013 – Comité de Derechos Humanos, julio de 2011: Observación General sobre el artículo 19 – Libertad de Opinión y de Expresión

Apenas hace unos días nos encontramos con lo siguiente desde el Comité de Derechos Humanos – un organismo independiente encargado de supervisar el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP).

El documento, de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OCHR), data de julio de 2011 y se refiere a la libertad de opinión y de expresión. Afirma que “las leyes contra la blasfemia y las restricciones a la crítica de los gobiernos son incompatibles con las normas vigentes y que la libertad de expresión es esencial para la protección de los derechos humanos”.

Este informe, titulado Comentario General, es una interpretación del Pacto Internacional de 1966 sobre Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) – un pacto con 167 Estados signatarios, firmado y ratificado por Alemania, Francia, Suiza y otros países europeos.

Cruciales para los comentarios del Comité son las llamadas “leyes de la memoria”, que se definen como “leyes que penalizan la expresión de opiniones sobre hechos históricos”, y ve estas leyes como “incompatible con las obligaciones que el Pacto impone a los Estados parte en relación con el respeto a la libertad de opinión y de expresión.” Y continua diciendo que “la libertad de expresión es una condición necesaria para la realización de los principios de transparencia y rendición de cuentas que son, a su vez, esenciales para la promoción y protección de los derechos humanos “.

A pesar de la importancia de este documento, no se informó por ningún medio de comunicación.

Su lectura deja muy claro que los gobiernos y las organizaciones políticas que prohíben el derecho elemental de presentar relatos históricos alternativos están en una violación clara de la posición de las Naciones Unidas sobre la libertad de opinión y de expresión. Obviamente, esto se aplica a Alemania, Francia y Austria, pero también se aplica a muchas organizaciones “progresistas” (judías y no judías) y a personas que participan en las campañas de acoso implacable contra las voces disidentes dentro de las comunidades (judías y no judías) y más allá .

El documento establece claramente que “es incompatible con el párrafo 1 tipificar como delito la tenencia de una opinión. El acoso, la intimidación o la estigmatización de una persona, incluyendo el arresto, la detención, el juicio o encarcelamiento por causa de las opiniones que pueda tener, constituye una violación del artículo 19, apartado 1”, y en las notas al pie se hace referencia a varios casos relevantes.

Piensa en ello.

Acceso al documento: International Covenant on Civil and Political Rights

Fuentes: Gabi Weber  y Gilad Atzmon

Traducción: Página Transversal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: