Alexander Dugin en Global Revolution. Entrevista

Fuente: Open Revolt – “Introducción – En febrero de 2012, el profesor Alexander Dugin viajó a Nueva Delhi, India, para asistir al 40 º Congreso Mundial del Instituto Internacional de Sociología, cuyo tema fue “Después de la Hegemonía occidental: Ciencias Sociales y sus públicos” El profesor Dugin tuvo la amabilidad de tomarse algún tiempo al margen de la conferencia para responder a algunas preguntas de los representantes de Arktos que asistieron al evento.

En esta entrevista, contamos con el profesor Dugin para intentar aclarar algunas de sus creencias básicas con el fin de disipar la confusión y las falsas representaciones que existen sobre él y su movimiento, el Movimiento de Eurasia, y su vástago, la Alianza Global Revolucionaria, en el mundo de habla inglesa. La entrevista fue realizada por Daniel Friberg, director general de Arktos, y John B. Morgan, editor en jefe.

Esta entrevista aparece junto con la publicación del libro del Prof. Dugin La Cuarta Teoría Política por la editorial Arktos, primero en aparecer en idioma Inglés.

Existe la percepción en Occidente de que usted es un nacionalista ruso. ¿Se identifica con esta descripción?

El concepto de nación es capitalista, occidental. Por otro lado, el Eurasianismo apela a las diferencias culturales y étnicas, y no a la unificación sobre la base de lo individual, como supone el nacionalismo. Nosotros diferimos del nacionalismo porque defendemos un pluralismo de valores. Estamos defendiendo ideas, no nuestra comunidad; ideas, no nuestra sociedad. Estamos desafiando a la posmodernidad, pero no en nombre de la nación rusa sólo. La postmodernidad es un abismo. Rusia es sólo una parte de esta lucha global. Sin duda, es una parte importante, pero no el objetivo final. Para aquellos de nosotros en Rusia, no podemos salvarnos sin salvar el mundo al mismo tiempo. Y del mismo modo, no podemos salvar el mundo sin salvar Rusia.

No es sólo una lucha contra el universalismo occidental. Es una lucha contra todos los universalismos, incluso los islámicos. No podemos aceptar ningún deseo de imponer un universalismo a otros – ni occidental, islámico, socialista, liberal, o ruso. Defendemos no el imperialismo ruso o el revanchismo, sino más bien una visión global y multipolar basada en la dialéctica de la civilización. Aquellos que se oponen dicen que la multiplicidad de las civilizaciones implica necesariamente un enfrentamiento. Esta es una afirmación falsa. La globalización y la hegemonía americana llevan a cabo una sangrienta intrusión y desencadenan violencia entre civilizaciones donde podría haber paz, diálogo, o conflicto, según las circunstancias históricas. Pero imponer una hegemonía oculta implica conflicto, inevitablemente a peor en el futuro. Por eso hablan de paz pero hacen la guerra. Nosotros defendemos la justicia – no la paz o la guerra, sino la justicia y el diálogo y el derecho natural de cualquier cultura para mantener su identidad y reivindicar lo que quiera ser. No sólo históricamente, como en el multiculturalismo, sino también en el futuro. Debemos liberarnos de estos universalismos imaginarios.

¿Cuál piensa será el papel de Rusia en la organización de las fuerzas anti-modernas?

Hay diferentes niveles involucrados en la creación del anti-globalismo, o más bien anti-occidentalismo, movimientos y corrientes de todo el mundo. La idea básica es la de unir a las personas que están luchando contra el statu quo. Así ¿cuál es el statu quo? Se trata de una serie de fenómenos relacionados provocando un cambio importante de la modernidad a la posmodernidad. Está formado por un cambio desde el mundo unipolar, representado principalmente por la influencia de los Estados Unidos y Europa occidental, hacia la así llamada no-polaridad como es ejemplificado por la hegemonía implícita actual y aquellas revoluciones que han sido orquestadas a través de ella, como por ejemplo las diferentes revoluciones Naranjas. El objetivo básico de esta estrategia es para Occidente el eventual control del planeta, no sólo a través de la intervención directa, sino también a través de la universalización de su conjunto de valores, normas y ética.

El statu quo de la hegemonía liberal de Occidente se ha vuelto global. Se trata de una occidentalización de toda la humanidad. Esto significa que sus normas, tales como el libre mercado, el libre comercio, el liberalismo, la democracia parlamentaria, los derechos humanos y el absoluto individualismo se han convertido en universales. Este conjunto de normas se interpreta de manera diferente en las distintas regiones del mundo, pero Occidente considera su interpretación específica como evidente y su universalización como inevitable. Esto es nada menos que una colonización del espíritu y de la mente. Se trata de un nuevo tipo de colonialismo, un nuevo tipo de poder, y un nuevo tipo de control que se pone en práctica a través de una red. Todo el mundo que esté conectado a la red global se convierte en objeto de su código. Es parte de lo posmoderno occidental, y se está convirtiendo rápidamente en global. El precio que una nación o un pueblo tienen que pagar para ser conectados a la red de la globalización de Occidente es la aceptación de estas normas. Es la nueva hegemonía de Occidente. Se trata de una migración desde la abierta hegemonía de Occidente, representada por el colonialismo y el imperialismo absoluto del pasado, a una versión implícita, más sutil.

Para luchar contra esta amenaza global para la humanidad, es importante unir a todas las diversas fuerzas que, en épocas anteriores, han sido llamadas anti-imperialistas. En esta época, se debe entender mejor a nuestro enemigo. El enemigo de hoy está oculto. Actúa mediante la explotación de las normas y valores de la ruta occidental de desarrollo y haciendo caso omiso de la pluralidad representada por otras culturas y civilizaciones. Hoy en día, invitamos a todos los que insisten en el valor de los valores específicos de las civilizaciones no occidentales, y donde existen otras formas de valores, para desafiar este intento de universalización global y de hegemonía oculta.

Esta es una lucha cultural, filosófica, ontológica y escatológica, porque en la situación actual identificamos la esencia de la Edad Oscura, o el gran paradigma. Pero también debemos pasar de una postura puramente teórica a la práctica, a un nivel geopolítico. Y en este nivel geopolítico, Rusia conserva los recursos potenciales, y la inclinación para hacer frente a este reto, porque la historia de Rusia ha estado durante mucho tiempo intuitivamente orientada contra el mismo horizonte. Rusia es una gran potencia donde hay una aguda conciencia de lo que está pasando en el mundo, en términos históricos, y una profunda conciencia de su propia misión escatológica. Por lo tanto, es natural que Rusia deba jugar un papel central en esta coalición anti-statu quo. Rusia defiende su identidad contra el catolicismo, el protestantismo y el Occidente moderno durante el tiempo de los Zares, a continuación, contra el capitalismo liberal durante la época soviética. Ahora hay una tercera oleada de esta lucha – la lucha contra la posmodernidad, el ultra-liberalismo y la globalización. Pero esta vez, Rusia ya no es capaz de confiar en sus propios recursos. No se puede luchar únicamente bajo la bandera del cristianismo ortodoxo. Ni es reintroducir o confiar en la doctrina marxista una opción viable, ya que el marxismo es en sí mismo una raíz principal de las ideas destructivas que constituyen la posmodernidad.

Rusia es ahora uno de los muchos participantes en esta lucha global, y no puede enfrentar esta lucha solo. Tenemos que unir a todas las fuerzas que se oponen a las normas occidentales y a su sistema económico. Así que tenemos que hacer alianzas con todos los movimientos sociales y políticos de izquierda que cuestionan el status quo del capitalismo liberal. Nosotros también debemos aliarnos con todas las fuerzas identitarias que en cualquier cultura rechazan la globalización por razones culturales. Desde esta perspectiva, los movimientos islámicos, los movimientos hindúes o los movimientos nacionalistas de todo el mundo también deben ser considerados como aliados. Hindúes, Budistas, Cristianos, y paganos identitarios de Europa, América o América Latina, u otros tipos de culturas, todos deben formar un frente común. La idea es unir a todos ellos, contra el enemigo singular y el mal singular una multiplicidad de conceptos de lo que es bueno.

Aquello en lo que estamos en contra nos une, mientras que lo que somos nos divide. Por lo tanto, debemos hacer hincapié en aquello a lo que nos oponemos. El enemigo común nos une, mientras que los valores positivos que cada uno de nosotros estamos defendiendo realmente nos dividen. Por lo tanto, debemos crear alianzas estratégicas para derrocar el orden actual de las cosas, cuyo núcleo podría ser descrito como los derechos humanos, la lucha contra la jerarquía y la corrección política – todo lo que es el rostro de la Bestia, el Anticristo o, en otros términos, el Kali-Yuga.

¿Dónde encaja la espiritualidad tradicionalista en la agenda de Eurasia?

Hay culturas secularizadas, pero en el centro de todas ellas, el espíritu de la tradición sigue siendo, religioso o de otro tipo. Al defender la multiplicidad, la pluralidad y el policentrismo de las culturas, estamos haciendo un llamamiento a los principios de sus esencias, que sólo podemos encontrar en las tradiciones espirituales. Pero tratamos de vincular esta actitud a la necesidad de la justicia social y la libertad de las diferentes sociedades, con la esperanza de mejores regímenes políticos. La idea es unir el espíritu de la Tradición con el deseo de justicia social. Y no queremos que se opongan, porque esa es la principal estrategia del poder hegemónico: para dividir izquierda y derecha, para dividir las culturas, para dividir a los grupos étnicos, a Oriente y Occidente, a los musulmanes y los cristianos. Invitamos a derecha e izquierda a unirse, y no oponer tradicionalismo y espiritualidad, justicia social y dinamismo social. Por lo tanto, no estamos en la derecha o en la izquierda. Estamos en contra de la posmodernidad liberal. Nuestra idea es unir todos los frentes y no dejar que nos dividan. Cuando permanecemos divididos, nos pueden gobernar con seguridad. Si estamos unidos, su gobierno terminará de inmediato. Esa es nuestra estrategia global. Y cuando tratamos de unir la tradición espiritual con la justicia social, hay un pánico inmediato entre los liberales. Temen mucho esto.

¿Qué tradición espiritual debe adoptar alguien que desee participar en la lucha Eurasianista, es éste un componente necesario?

Uno debe tratar de convertirse en una parte concreta de la sociedad en la que se vive, y seguir la tradición que impere en el país. Por ejemplo, yo soy Ortodoxo Ruso. Esta es mi tradición. En condiciones diferentes, sin embargo, algunos individuos podrían elegir un camino espiritual diferente. Lo que es importante es tener raíces. No hay una respuesta universal. Si alguien deja de lado esta base espiritual, pero está dispuesto a tomar parte en la lucha, durante la lucha bien podría encontrar algún significado espiritual más profundo. Nuestra idea es que nuestro enemigo es más profundo que lo meramente humano. El mal es más profundo que la humanidad, la avaricia o la explotación. Los que luchan en nombre del mal son aquellos que no tienen fe espiritual. Los que se oponen a ella puede encontrarla. O, tal vez no. Es una cuestión abierta – no es obligatorio. Es recomendable, pero no necesario.

¿Qué piensas de la Nueva Derecha europea y de Julius Evola? Y, en particular, su respectiva oposición al cristianismo?

Corresponde a los europeos decidir qué tipo de espiritualidad revivir. Para nosotros los rusos, es el cristianismo ortodoxo. Consideramos nuestra tradición como auténtica. Vemos nuestra tradición como una continuación de las anteriores, las tradiciones pre-cristianas de Rusia, como se refleja en nuestra veneración de los santos y los iconos, entre otros aspectos. Por lo tanto, no hay oposición entre nuestras tradiciones anteriores y posteriores. Evola se opone a la tradición cristiana de Occidente. Lo que es interesante es su crítica a la desacralización del cristianismo occidental. Esto encaja muy bien con la crítica ortodoxa del cristianismo occidental. Es fácil ver que la secularización del cristianismo occidental nos da el liberalismo. La secularización de la religión ortodoxa nos da el comunismo. Es individualismo versus colectivismo. Para nosotros, el problema no es con el cristianismo, como lo es en Occidente. Evola hizo un intento de restaurar la Tradición. La nueva derecha también trata de restaurar la tradición occidental, que es muy buena. Pero siendo Ortodoxo Ruso, no puedo decidir cuál es el camino correcto que Europa pueda tomar, ya que contamos con un conjunto diferente de valores. No queremos decir a los europeos qué hacer, ni que se nos diga qué debemos hacer por parte de los europeos. Como Eurasianista, aceptaremos cualquier solución. Ya que Evola era europeo, podía discutir y proponer la solución adecuada para Europa. Cada uno de nosotros sólo podemos expresar nuestra opinión personal. Pero he descubierto que tenemos más en común con la Nueva Derecha que con los Católicos. Comparto muchas mismas opiniones con Alain de Benoist. Yo lo considero el más importante intelectual en la Europa de hoy. No es el caso con los Católicos modernos. Quieren convertir a Rusia, y eso no es compatible con nuestros planes. La Nueva Derecha no quiere imponer el paganismo europeo sobre los demás. También considero que Evola es un maestro y una figura simbólica de la rebelión final y el gran renacimiento, así como Guénon. Para mí, estas dos personas son la esencia de la tradición occidental en esta época oscura.

En nuestra conversación previa, usted mencionó que los Eurasianistas deben trabajar con algunos grupos yihadistas. Sin embargo, ellos tienden a ser universalistas y su objetivo declarado es la imposición de la ley islámica en el mundo entero. ¿Cuáles son las perspectivas para hacer un trabajo de coalición?

Los yihadistas son universalistas, al igual que los occidentales seculares que buscan la globalización lo son. Pero ellos no son lo mismo, ya que el proyecto Occidental busca dominar a todos los demás e imponer su hegemonía en todas partes. Se nos ataca directamente todos los días a través de los medios de comunicación globales, las modas, dando ejemplos a la juventud, y así sucesivamente. Estamos sumergidos en esta hegemonía cultural mundial. El universalismo salafista es una especie de alternativa marginal. No deben considerarse de la misma manera que aquellos que buscan la globalización. También luchan contra nuestro enemigo. No nos gustan las universalistas, pero hay universalistas que nos atacan hoy y ganan, y también hay no-conformistas universalistas que luchan contra la hegemonía de los universalistas occidentales, liberales, y por lo tanto son amigos tácticos por el momento. Antes de que su proyecto de un estado islámico global pueda ser realizado, tendremos muchas batallas y conflictos. Y la dominación liberal global es un hecho. Por lo tanto, invitamos a todos a luchar junto a nosotros contra esta hegemonía, este status quo. Yo prefiero discutir cuál es la realidad en la actualidad, en lugar de lo que puede existir en el futuro. Todos aquellos que se oponen a la hegemonía liberal son nuestros amigos por el momento. Esta no es moral, es estrategia. Carl Schmitt dijo que la política comienza por distinguir entre amigos y enemigos. No hay amigos eternos y enemigos eternos. Estamos luchando contra la hegemonía universal existente. Todo el mundo lucha contra ella por su propio conjunto particular de valores.

En aras de la coherencia, también debemos prolongar, ampliar y crear una alianza más amplia. No me gustan los salafistas. Sería mucho mejor alinearse con los tradicionalistas sufíes, por ejemplo. Pero prefiero trabajar con los salafistas contra el enemigo común que gastar energía en luchar contra ellos sin tener en cuenta la amenaza mayor.

Si usted está a favor de la hegemonía liberal global, usted es el enemigo. Si está en contra de ella, usted es un amigo. El primero se inclina a aceptar la hegemonía, y el otro está en rebelión.

A la luz de los recientes acontecimientos en Libia, ¿cuáles son sus puntos de vista personales sobre Gaddafi?

El presidente Medvedev ha cometido un verdadero crimen contra Gaddafi y ayudó a iniciar una cadena de intervenciones en el mundo árabe. Era un verdadero crimen cometido por nuestro Presidente. Sus manos están ensangrentadas. Es colaborador con Occidente. El crimen de asesinar a Gaddafi fue en parte su responsabilidad. Los Euroasianistas hemos defendido a Gadafi, no porque éramos fanáticos o simpatizantes suyos o de su Libro Verde, sino porque era una cuestión de principios. Detrás de la insurgencia en Libia estaba la hegemonía Occidental, e impuso un caos sangriento. Cuando Gaddafi cayó, la hegemonía Occidental se hizo más fuerte. Era nuestra derrota. Pero no el final. Esta guerra tiene muchos episodios. Hemos perdido la batalla, pero no la guerra. Y tal vez algo diferente surgirá en Libia, porque la situación es bastante inestable. Por ejemplo, la guerra de Irak en realidad fortaleció la influencia de Irán en la región, en contra de los designios de los hegemonistas occidentales.

Dada la situación en Siria, en la actualidad, el escenario se repite. Sin embargo, la situación, con Putin regresado al poder, es mucho mejor. Al menos es coherente en su apoyo al presidente al-Assad. Tal vez esto no será suficiente para detener la intervención occidental en Siria. Sugiero que Rusia ayudará a nuestro aliado más eficaz mediante suministro de armas, financiación, etc. La caída de Libia fue una derrota para Rusia. La caída de Siria será otro fracaso.

¿Cuál es su opinión y su relación con Vladimir Putin?

Era mucho mejor que Yeltsin. Él salvó a Rusia de una caída completa en la década de 1990. Rusia estaba al borde del desastre. Antes de Putin, los liberales de estilo occidental estaban en condiciones de dictar la política en Rusia. Putin restauró la soberanía del Estado ruso. Esa es la razón por la que me convertí en su seguidor. Sin embargo, después de 2003, Putin dejó sus patrióticas, Eurasianistas reformas, dejando de lado el desarrollo de una genuina estrategia nacional, y comenzó a acomodar a los liberales económicos que querían a Rusia para convertirla en una parte del proyecto de la globalización. Como resultado de ello, comenzó a perder legitimidad, y por eso me convertí en más y más crítico con él. En algunas circunstancias, he trabajado con gente de su entorno para apoyarle en algunas de sus políticas, mientras me opuesto en otras. Cuando Medvedev fue elegido como su heredero, era una catástrofe, ya que las personas situadas a su alrededor eran todos liberales. Yo estaba en contra de Medvedev. Lo opuesto, en parte, del punto de vista Eurasianista. Ahora Putin volverá. Todos los liberales están en contra de él, y todas las fuerzas pro-occidentales están en contra de él. Pero él mismo no ha hecho clara todavía su actitud. Sin embargo, está obligado a ganar el apoyo del pueblo ruso de nuevo. Es imposible continuar de otra manera. Está en una situación crítica, a pesar de que no parece entender esto. Está dudando de elegir el bando patriota. Cree que puede encontrar apoyo entre algunos de los liberales, lo cual es completamente falso. Hoy en día, no soy tan crítico de lo que era antes, pero creo que está en una situación crítica. Si sigue vacilando, fracasará. Recientemente he publicado un libro, Putin Putin Versus, ya que su mayor enemigo es él mismo. Debido a que está dudando, está perdiendo más y más apoyo popular. Los rusos se sienten engañados por él. Puede que sea un tipo de líder autoritario sin carisma autoritario. He colaborado con él en algunos casos, y opuesto en otros. Estoy en contacto con él. Pero hay tantas fuerzas a su alrededor. Los liberales y los patriotas rusos que lo rodean no son tan brillantes, intelectualmente hablando. Por lo tanto, está obligado a confiar sólo en sí mismo y en su intuición. Pero la intuición no puede ser la única fuente de toma de decisiones políticas y de estrategia. Cuando regrese al poder, será empujado a volver a sus anteriores políticas anti-occidentales, porque nuestra sociedad es anti-occidental en su naturaleza. Rusia tiene una larga tradición de rebelión contra los invasores extranjeros, y de ayudar a otros que se resisten a la injusticia, y el pueblo ruso ve el mundo a través de esta lente. Ellos no estarán satisfechos con un gobernante que no gobierne de acuerdo con esta tradición.

Ligeramente editado para Open Revolt. Gracias a John y Daniel de Arktos por el gran logro de la edición del Prof. Dugin en Inglés, a Motpol por ejecutar originalmente esta entrevista y por supuesto a todos nuestros hermanos y hermanas de la Alianza Global Revolucionaria (de la que New Resistance y Open Revolt/ Green Star somos orgullosos miembros).

Pide La Cuarta Teoría Política aquí en nuestra tienda NR y apoya nuestro trabajo

Traducción de la Página Transversal. Fuente: Open Revolt

One Trackback to “Alexander Dugin en Global Revolution. Entrevista”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: