La Constitución de los golpistas

por Pepe Fernández

“Se ha armado en los mentideros de internet un revuelto bizantino sobre si el articulado aplicado para perpetrar la asonada “socialista” es legal o no. Da igual, porque esta Constitución cuya efeméride se acaba de celebrar, deja en manos de los golpistas su propia interpretación. En su origen tiene su pecado: fue confeccionada no para constituir un régimen democrático, sino para blindar al nuevo Poder —surgido de un pacto secreto entre los franquistas y los llamados partidos clandestinos— contra el Pueblo.

La Constitución del 78 consiente y avala al Poder en la misma medida en que desconfia del Pueblo, y por tanto lo desprecia. La Soberanía Nacional se hace sinónimo de las listas cerradas de los partidos; los poderes, cual anillo de Tolkien, estan amarrados al ejecutivo; y los partidos políticos, a su vez, siguiendo la ley de Hierro de Michels, a la mafia que los posee como su cortijo particular.

Con una constitución democrática, lo que acaban de hacer Rubalcaba y compañía les habría salido carísimo. Un parlamento con diputados independientes de la mafia de los partidos habría exigido una investigación inmediata sobre los sucesos, y la comparecencia del Gobierno y de los representantes de los controladores. Un poder judicial independiente de la cuota de los partidos, estaría echando abajo ya el decretazo por ilegal, por inconstitucional —ni haría falta ese adefesio napoleónico llamado Tribunal Constitucional, sinecura golosa de jueces trepa con carnet de clubes políticos—.

Por contra, tenemos un parlamento sobrante que acude como convidado de piedra a aplaudir lo que sus jefes han acordado con los oligarcas, que antes habían corrido a chivarse a un Jefe de Estado —al que poco parece importarle firmar un medida anticonstitucional, mientras conserve corona y negocios— para departir luego con ZP sobre como gobernar el país o practicar el autogolpe. Los jueces no dicen ni mu, siendo como son funcionarios bajo la autoridad del Rey, el Ministerio de Justicia y la cuota del Partido en las instancias superiores.

Es el Régimen monolítico, la II Restauración borbónica, el que otorga en su propia constitución visos de credibilidad a la tesis conspiranoicas. Porque un poder de este calibre acude como algo natural a la conspiración y a la fuerza cuando algo se le resiste, ya que no hay un poder alternativo que en respuesta se le oponga controlándolo. Y esa ultima resistencia no es otra que la de los derechos civiles de una sociedad, que tiene que ser laminada para asegurar la supervivencia de un Régimen que teme más a un funcionario de Frankfurt que a su propio pueblo. Ante la peor depresión económica que se recuerde desde la Guerra Incivil, el autogolpe les resulta justificable; y, evidentemente, las interpretaciones leguleyas sobre estados de alarma ilegales, risibles.”

Extraído de: Ácratas

3 comentarios to “La Constitución de los golpistas”

  1. Merece la pena conocer la versión no gubernamental (o sea, de la otra parte) para tener una visión más completa del asunto de los “controladores”.

    Con ligerísimas excepciones, toda prensa los ha demonizado, actuando como una jauría casi al unísono, como medios de linchamiento masivo, y apenas han reflejado más versiones que las que le interesaban al gobierno.
    Hay que reconocer que esta “fijación” del Gobierno de Zapatero no es normal, salvo que haya algo más de fondo.
    ¿Cuantos españoles saben que AENA TIENE UN “AGUJERO NEGRO” por INVERSIONES EN INFRAESTRUCTURAS DE DOCE MIL MILLONES DE EUROS?
    (Parece mucho, ¿verdad? Pues son más: son casi 13.000,000.000 de euros).

    ¿Cuando españoles saben que sólo los intereses de esa deuda ya alcanzan los 800.000 euros?

    ¿Cuantos españoles saben que, antes de la llegada de Zapatero, AENA no sólo no había tenido nunca déficit alguno, sino que siempre había generado grandes beneficios?

    ¿Cuantos españoles saben que las inversiones en infraestructuras de este gobierno han correspondido a obras adjudicadas siempre a las mismas tres empresas afines al PSOE, una de ellas del ministro Blanco (“Grupo San José”)?

    Esto último no creo que extrañe a nadie.
    Lo que sigue, en cambio, sí que debería preocuparnos (y mucho):

    Y lo que sigue es:

    ¿Cuantos españoles saben que, a consecuencia del abultado déficit, y por primera vez en su historia, este año AENA NO TIENE DINERO PARA PAGAR A SUS ACREEDORES EXTRANJEROS, y que la banca extranjera puede ejercer su derecho de embargo sobre nuestra red de aeropuertos nacionales?

    ¿Cuantos españoles saben que -del montante de la deuda- 9.000 millones fueron financiados por bancos españoles y 3.000 millones directamente por bancos extranjeros; pero que los bancos españoles -para mantener su liquidez- al ver que el montante aumentaba, fueron emitiendo deuda y obligaciones que vendieron en el mercado internacional (lo cual es una práctica habitual en banca)?

    Apoderarse de la red de aeropuertos de un país turístico es un negociazo muy apetitoso ¿Cuantos españoles saben que poderosas corporaciones estadounidenses y británicas ya han iniciado acciones para asumir la deuda de AENA (so pena de que sus bancos ejerzan apremio de embargo) y quedarse así con la mayor tajada que puedan sacar?

    ¿Cuantos españoles saben que -probablemente por eso- empresas norteamericanas “de consultores” (como las que han estado trabajando en Iraq haciendo el trabajo más sucio) trabajan con Fomento y con AENA (McKinley), y que han diseñado unos “Planes de Actuación”? Es lógico suponer que los “consultores” de McKinley son quienes les han marcado, a Pepe Blanco y a AENA, “una hoja de ruta” para quedarse con la gestión de nuestros aeropuertos “de forma legal”, para evitar el escándalo público de un embargo internacional que hundiría definitivamente al presidente de gobierno Rodríguez Zapatero.

    Nos preguntamos ¿Qué seguridades y promesas dio la vicepresidenta Salgado en secreto en Londres (a los representantes de qué empresas) para que el Financial Times dejase de tildar a España como “país con riesgo de insolvencia”?
    ¿Nos suena ahora a cuál de las más jugosas “insolvencias” se refería el Financial Times?

    Seguimos…

  2. Seguimos con las preguntas reveladoras:

    ¿Y por qué precisamente Gran Bretaña estaba tan interesada en hacer pública nuestra “insolvencia”? ¿Acaso no era para nos doblegábamos a las pretensiones de sus empresas sobre nuestro patrimonio nacional?

    ¿Por qué creen ustedes que -entre otros motivos- el Rey tuvo que intervenir el para pedir a las fuerzas políticas un consenso “ante la gravedad de la situación”?

    ¿Cuantos españoles son conscientes realmente que la red de aeropuertos nacionales es una propiedad pública, patrimonio nacional, y que ahora se va a perder con el “Plan de Privatización”?

    ¿Cuantos españoles saben que nuestros aeropuertos, hasta hace pocos años, no nos habían costado a los ciudadanos españoles ni un céntimo porque se pagaban en su totalidad con las ganancias de AENA, que provenían (como es lógico) de las compañías aéreas que vuelan -y sobrevuelan- nuestro país?

    ¿Cuantos españoles saben que el sueldo de los controladores tampoco le había costado un céntimo al contribuyente hasta porque se pagaba en su totalidad también con esas ganancias?

    ¿Cuantos españoles se han enterado -muy pocos porque la prensa, tanto “de derechas como de izquierdas”, no quiso informar de esto- que los propios controladores habían ofrecido, a la comisión “negociadora” de AENA, hace año y medio -abril de 2009- reducir sus retribuciones un 25% (y así consta en acta)? ¿Cuantos españoles saben que Aena lo rechazó “por no considerarlo interesante”?
    Nueve meses después, el Sr. Ministro Pepe Blanco, se pavoneó diciendo que iba a bajarles el sueldo un 25% a los controladores como si fuese idea suya.

    Seguimos…

    El plan de privatización de Fomento cuenta, como no, con el concurso de las Comunidades Autónomas.
    El plan es el típico de muchas privatizaciones: trocear el animal para que la “carne” se la quede el sector privado, y los “huesos” vayan a parar al sector público. Los aeropuertos de Madrid y Barcelona, por supuesto, no irán para sus respectivos gobiernos regionales. Pero, contando con la fiebre nacionalista y la vanidad local donde nadie quiere ser menos que otro, otros gobiernos regionales se quedarán encantados con los aeropuertos pequeños, no rentables, que tendrán que ser financiados a partir de ahora con dinero de los contribuyentes, cuando hasta hace pocos años ningún aeropuerto -grande ni pequeño- nos costaba dinero a los contribuyentes.

    Pero ¿Como se tiene previsto repartir la “carne”? ¿Cuantos españoles conocen que, para los grandes aeropuertos rentables, el paquete accionarial reservado a las corporaciones locales es ridículamente pequeño (ni siquiera da para satisfacer a los “poderes económicos” locales) y los inversores extranjeros se van a llevan “la parte del león”?

    El Sr. Ministro Pepe Blanco pretende tranquilizar a la opinión pública declarando que Fomento conservará “en todo momento” la titularidad de los aeropuertos ¿Cuantos españoles serán conscientes que tal cosa no servirá, a efectos prácticos, para nada y lo que hará el Estado es perder -totalmente- cualquier capacidad de gestión sobre los mismos, ahora y para siempre?

    Y muchos españoles se preguntarán ¿Si todo esto se lo está cocinando el gobierno del PSOE? ¿Que leches hace la oposición del PP o de CiU? ¿Como es que el PP y CiU no denuncian los planes de Blanco, Salgado y Rubalcaba?

    Ahora se lo contamos:

  3. Concluimos:

    ¿Saben que el gobierno tiene “intimidado” al Partido Popular en todo este asunto porque la política de fuertes inversiones en infraestructuras comenzó cuando Álvarez Cascos era ministro de Fomento?
    Si a Rajoy y a otros portavoces del PP se les ocurriera denunciar, por ejemplo, lo que han costado las inversiones de las empresas amigas del PSOE, y sobre todo la del ministro Blanco (“Grupo San José”), el PSOE replicaría con los costos de alguna empresa “amiga” de Álvarez-Cascos.

    Aunque dicha réplica debería tener poco peso, ya que AENA daba superávit contable en Caja cuando el PP perdió las elecciones en 2004. Así pues ¿Que debe haber realmente para explicar la complicidad del Grupo Popular?

    ¿Y porque los nacionalistas catalanes apoyan al gobierno, si el aeropuerto de Barcelona será privatizado? Pues porque el reparto de la “tarta” de El Prat no será como el de Barajas: en este proceso el Gobierno ha prometido a los nacionalistas catalanes que los “poderes económicos” locales tendrán una jugosa parte del mismo.

    Así pues, el ministro Blanco dice la verdad:
    – cuando afirma que “no tiene nada en contra de los controladores” porque, en realidad, sólo los está utilizando como pantalla de humo para que la opinión pública -dependiente de la “opinión publicada”- no se percate de lo que está sucediendo entre bambalinas hasta que sea demasiado tarde.

    Por eso es verdad que el ministro de Fomento no odia a los huelguistas:
    – Fomento y AENA necesita que los controladores se pongan en huelga o que, cuando menos, parezca que lo están (huelga “encubierta”), para que el foco mediático siga sobre ellos y toda su arriesgada campaña de distracción siga funcionando

    ¿Cuanto españoles saben que, por eso, en el departamento de Recursos Humanos de AENA obligan a programar los turnos de los controladores -sobre todo para Semana Santa- intencionadamente mal para que falte personal, o se saturen los sectores, y haya que poner demoras y así generar un colapso?
    Esta previsto en la “hoja de ruta” diseñada por McKinley. No se olvide que estos “consultores” son expertos en generar “desorden controlado”, como cuando consiguieron provocar la guerra sectaria en Iraq para consolidar la Ocupación.

    ¿Se explican ustedes ahora cómo es posible que, al frente de Fomento, Rodríguez Zapatero, haya puesto a Pepe Blanco, un hombre sin conocimiento del área, pero que ha sido durante años el portavoz del PSOE, “ingeniero” de la comunicación, experto en ocultar y manipular información a su conveniencia, maestro en campañas de prensa, en campañas de difamación y en campañas de “acoso y derribo” mediático?

    En resumen: el Estado (en este caso las Autonomías) va a tener que pagar los aeropuertos “no rentables” (y nuestra clase política tan contenta porque cada “barón” regional -del PP, del PSOE o nacionalista- podrá poner en el aeropuerto de turno su pendón autonómico), mientras los inmensos beneficios que generan los rentables irán a parar a manos privadas.

    Manos privadas, por otra parte, angloamericanas, para quienes trabajan el “Financial Times” o el “Wall Street Journal”. Porque serán esos inversores ingleses o norteamericanos (en las Bahamas o en sus mansiones de la “City”), los que se van reir cada vez que se acuerden de lo listos que fueron al apoderarse, con un potente paquete de acciones, de los aeropuertos rentables de un país de los “PIGS”, gracias a que la opinión pública de ese país estaba manipulada y aborregada, mientras que los no rentables eran endosadas a este Reino, o mejor dicho, a este “Reino de taifas”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: