Más de diez razones contra Obama (o como el imperialismo cambia de careta otra vez)

El programa de análisis internacional “En Órbita”, que YVKE Mundial emite todos los martes a las 19h, conversó el pasado martes con el profesor de la Universidad de Binghamton (Nueva York) y autor de importantes libros, James Petras. Preguntado por su afirmación de que existen más de diez razones para no votar por Barack Obama, el candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, James Petras enumeró las siguientes:

“Primero, Obama públicamente ha declarado que va a aumentar la intervención militar estadounidense en Afganistán, con más de 3 brigadas, 15 mil tropas y también afirma que los Estados Unidos va a cruzar las fronteras para atacar pueblos en Pakistán, supuestamente simpatizantes con la resistencia afgana.

Segundo, Obama ha declarado que está dispuesto a extender la “guerra contra el terrorismo”, como lo llama, para aumentar los ataques terrestres y aéreos en Paquistán. En otras palabras, extendiendo la guerra hacia nuevos pueblos en otro país.

Tercero, Obama está contra la retirada de tropas de Iraq. Dice deben ser reubicadas fuera de las zonas de combate, pero van a quedar en el país, con capacidad militar, entrenando y dirigiendo el ejército iraquí. Obama está en contra de cualquier definición de fecha para retirar las tropas.

Cuarto, Obama ha declarado su apoyo incondicional a Israel, su expansión y sus políticas guerreristas en el Medio Oriente. Incluso ha dicho que está dispuesto a apoyar a Israel si Israel lanza una guerra contra Irán, y esto significaría que otra vez tendríamos un presidente totalmente sometido a los sionistas en este país. Incluso, sus principales asesores para el Medio Oriente son sionistas de larga trayectoria.

Quinto, Obama ha prometido que si Irán sigue refinando el uranio, Washington está dispuesto a lanzar una guerra. Su vicepresidente, Joe Biden, ha dicho que las primeras semanas de Obama va a tomar algunas medidas no populares, es decir, unas políticas agresivas, militaristas, y el vicepresidente de Obama dice que es importante que los seguidores de Obama estén preparados para defender una política agresiva, que podría ser en las primeras semanas de su nuevo Gobierno”.

Resumiendo las razones para oponerse a la política internacional de Obama, Petras afirmó: “Tenemos en el frente internacional una política que supera las posturas bélicas del presidente Bush. En relación con América Latina, Obama está contra el fin del bloqueo contra Cuba y no muestra ninguna postura favorable a mejorar las relaciones con Venezuela y acercarse a discutir políticas económicas con el Presidente Chávez”.

La opinión de Petras sobre Obama, en quien muchos quieren ver un Martin Luther King, no es mucho mejor en el terreno de la política nacional: “En el frente doméstico, el Señor Obama ya ha aprobado los 700 mil millones para los grandes banqueros y no ha tomado ninguna posición para proteger a la gente de las clases populares que no pueden pagar sus hipotecas. Es más, hemos recibido muchas noticias últimamente sobre los bancos que están recibiendo las subvenciones del Estado aprobadas por Obama, están utilizando el dinero para comprar otros bancos, es decir, acumular imperios bancarios en vez de circular este financiamiento gubernamental hacia los deudores, los negocios y para financiar nuevos préstamos para los que están activos en el sector productivo”.

Petras contradijo lo que ha sido la piedra de clave de toda la campaña demócrata: “No tenemos una ruptura con la política de Bush. Tenemos un continuismo reaccionario que no toma en cuenta las opiniones de sus seguidores y el electorado que va a votar con él. Él utiliza una retórica por el cambio, por la renovación, con el público, pero ante los líderes del partido habla otro discurso: bélico, pro-capitalista y anti justicia social”.

¿Un nuevo Napoleón?

Petras recalcó que “no hay ninguna ruptura con la política militarista. Incluso hay peligro de que tome medidas más extremistas para mostrar a los militares y a los militaristas que él también es un hombre duro, un hombre fuerte, capaz de enfrentar lo que llaman los “enemigos de los Estados Unidos”. Éste es el peligro de un personaje débil que quiere presentarse como un nuevo Napoleón estadounidense, con medidas más agresivas”.

Preguntado sobre los riesgos de un magnicidio por parte de grupos derechistas, Petras confirmó que en Estados Unidos los grupos paramilitares de extrema derecha se pasean armados, sin ningún problema, y hay un eventual riesgo, no solamente para Obama, sino para cualquier persona que defienda ideas de izquierda o simpatice con la causa árabe, por ejemplo. Pero James Petras subrayó que, “en todo caso, el problema no son los ultras. Los ultras no están creando la quiebra en la economía, no son los que toman las decisiones de invadir Iraq o Afganistán. La principal fuerza política que nos está perjudicando a nosotros y a los pueblos del Tercer Mundo son los republicanos y demócratas, presidente y congresistas”.

Petras se refirió a la corrupción en el proceso electoral estadounidense, y llegó a afirmar: “Yo creo que tenemos un sistema electoral similar a lo que llamaron las “repúblicas bananeras” de Centroamérica. Somos un sistema electoral bananero, con un estilo de corrupción, de manejar los votos, eliminar votantes desfavorables a uno u otro partido. Es una práctica común en varios estados: desde Florida, Ohio y otros lugares. El manejo del sistema electrónico de votación, incluso en los ballotages de papel hay casos en los que desaparecen miles de votos, que no están incluidos en el recuento final de las elecciones”.

Petras advirtió incluso sobre la posibilidad de que se roben la elección la noche del recuento.

“En Órbita” le pidió al profesor estadounidense que profundizara en su valoración sobre la eventual política de Obama con respecto a América Latina, y llegaron los matices: “Es difícil imaginar una política peor a la que existe. Como sabemos, Estados Unidos está solito, favoreciendo el bloqueo contra Cuba: 153 países votan contra el bloqueo, toda Europa tiene relaciones con Cuba, etc. Entonces, partimos de una posición ultra-extremista de Washington frente a Cuba. Yo creo que cualquier otro presidente, incluso Obama, va a modificar algunas medidas. No terminar el bloqueo, pero tal vez permitir que familias puedan visitar a sus familiares en Cuba. Pero no ha presentado ninguna propuesta de abrir negociaciones con Cuba, no hay ninguna idea de permitir ayuda humanitaria a Cuba y respetar su soberanía”.

Petras afirmó también que “en algún momento ha dicho que está dispuesto a negociar con Venezuela, pero estas declaraciones no tienen ninguna consecuencia, por lo menos ahora. No han pedido disculpas por las intervenciones, por apoyar los golpes, no han reconocido los grandes errores que han cometido los Estados Unidos financiando a la ultra-derecha en sus esfuerzos por tumbar al gobierno ilegalmente”.

Petras concluyó que “Obama tiene que pensar primero en una rectificación antes de continuar la política actual. Hasta ahora, los principales asesores de Obama no son gente progresista. Pero, como decía, la política ahora es tan extremista y tan afuera de lo que el resto del mundo piensa hacia Venezuela y Cuba, que tal vez la opinión pública mundial podría presionar a Obama a actuar con más racionalidad y con menos extremismo”.

El profesor estadounidense anunció su próxima visita a Venezuela, para presentar dos libros, uno sobre América Latina y otro sobre el poder de Israel en los Estados Unidos.

Extraído de Radio Mundial

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: