DR LAJOS SZASZDI

por Dr. Lajos Szaszdi – RT – Ya he tocado en mis blogs anteriores el asunto de los cinco jóvenes israelíes, algunos de ellos vinculados al servicio de inteligencia israelí Mossad, que el 11 de septiembre de 2001 en Nueva Jersey entrechocaban las palmas de las manos en celebración aparente ante las Torres Gemelas humeantes, recién atacadas por los terroristas de al-Qaeda, del World Trade Center de Manhattan, localizado al otro lado del Río Hudson. Se discutió en base a una evidencia circunstancial hallada en la prensa sobre el posible conocimiento previo por parte de la inteligencia israelí del plan de al-Qaeda de llevar a cabo sus ataques del 11 de septiembre de 2001, sin haber prevenido a las autoridades estadounidenses de los atentados que iban a ocurrir y ocurrieron aquel día. En este blog se cubrirá en mayor detalle aquella información recogida por agencias federales de seguridad estadounidenses que ha sido reportada por la prensa y que lleva a concluir que la inteligencia israelí  no sólo estaba espiando a EE.UU. meses antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001 sino que también habría estado siguiéndole la pista a los terroristas de al-Qaeda que cometieron los atentados de aquel día aciago para la paz del mundo.

Las fuentes consultadas para este artículo son las siguientes: el ya mencionado artículo del periódico escocés The Sunday Herald del 2 de noviembre de 2003, escrito por Neil Mackay y titulado ‘Cinco israelíes fueron vistos filmando mientras aviones de pasajeros se estrellaban con las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001’; el artículo de la revista ‘Salon.com’, escrito por Christopher Ketcham el 7 de mayo de 2002 y titulado ‘El misterio israelí de los ‘estudiantes de arte’’ (‘The Israeli ‘art student’ mystery’); y el informe de la DEA (Administración para el Cumplimiento de las Leyes Antidrogas) estadounidense sobre el caso de los supuestos estudiantes de arte israelíes que aparentemente llevaban a cabo tareas de espionaje antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Primera parte del reportaje en inglés de Carl Cameron sobre la red de espionaje israelí:

Carl Cameron, de Fox News, informó, como parte de un reportaje de cuatro partes transmitido en el programa ‘Reporte Especial con Brit Hume’ (‘Special Report with Brit Hume’), que unos 60 jóvenes israelíes habían sido detenidos por las autoridades federales estadounidenses como parte de investigaciones antiterroristas, en cumplimiento de la Ley Patriota y las leyes de inmigración tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. El reportaje de Cameron era sobre una probable red de espionaje israelí que habría existido en EE.UU. para espiar y seguir los pasos de terroristas de al-Qaeda dentro del país. Las fuentes que Cameron utilizó incluían a un investigador federal norteamericano hablando bajo condición de anonimato y el informe de la DEA ya mencionado. El reportaje de Cameron se aireó a mediados de diciembre de 2001. De acuerdo a la revista ‘Salon.com’, las fuentes de Cameron sostenían que la red de espionaje israelí en EE.UU. habría sabido de los planes y preparativos de al-Qaeda para cometer los atentados del 11 de septiembre de 2001, pero que no compartieron dicha información con las fuerzas de la ley y el orden y la inteligencia estadounidenses. El investigador en posición de gran responsabilidad reveló a Cameron que había “conexiones” (“tie-ins”) vinculando a los presuntos espías israelíes con los atentados del 11 de septiembre de 2001. La fuente anónima, empero, rehusó decir más, aseverando que las “evidencias vinculando a estos israelíes con el 11S son clasificadas. No le puedo hablar acerca de las evidencias recogidas. Esto es información clasificada”.

Segunda parte del reportaje en inglés de Carl Cameron sobre la red de espionaje israelí:

De acuerdo con los datos publicados por Cameron de Fox News, la mayor parte de los 60 jóvenes israelíes detenidos habían sido deportados para diciembre de 2001. Algunos de estos israelíes estaban cumpliendo el servicio militar activo en Israel y según Cameron, “algunos de los detenidos fallaron preguntas en la prueba del polígrafo cuando se les preguntó sobre supuestas actividades de vigilancia en contra de y en EE.UU.”. Pero el caso de los 5 israelíes detenidos celebrando ante el espectáculo de las Torres Gemelas incendiadas o el de los 60 jóvenes israelíes detenidos tras el 11 de septiembre de 2001 acusados de espionaje en EE.UU. es sólo la punta del témpano. El citado informe de la DEA estadounidense reportó incidentes por parte de sus agentes y miembros de otras agencias gubernamentales norteamericanas acerca de las actividades sospechosas de jóvenes israelíes que se hacían pasar por ‘estudiantes de arte’ presuntamente como pantalla para lograr acceso a instalaciones de máxima seguridad y a personal de agencias de seguridad gubernamentales. En total alrededor de 140 jóvenes israelíes que se hacían pasar por ‘estudiantes de arte’ fueron detenidos antes del 11 de septiembre de 2001.

El memorando de la DEA cubrió incidentes sospechosos de espionaje por parte de los supuestos  ‘estudiantes de arte israelíes’ que “han ocurrido desde al menos comienzos del 2000 y han continuado hasta el presente”. El informe abierto de la DEA se cerró por orden oficial en junio de 2001. La magnitud de la red de espionaje se puede apreciar en el hecho que los presuntos espías israelíes ‘estudiantes de arte’ operaban en 42 ciudades de EE.UU. según el informe de la DEA. Cabe recordar que toda operación de inteligencia de dicha magnitud dirigida contra EE.UU., el más estrecho aliado de Israel, debía de haber sido por lógica del conocimiento -y por ello haber tenido la aprobación- del primer ministro israelí de entonces, que era Ariel Sharon.

Abriendo paréntesis y cambiando de tema, como nota curiosa Larry Silverstein, un promotor inmobiliario y ‘magnate de bienes raíces’ de Nueva York, adquirió como parte de un proceso de privatizaciones las dos Torres Gemelas del World Trade Center por 99 años en calidad de arriendo tan solo seis semanas antes del 11 de septiembre de 2001, acordando para ello pagarle a la Autoridad de Puertos de Nueva York 3.200 millones de dólares. Según un reportado artículo del diario israelí ‘Haaretz’, Silverstein había asegurado las Torres Gemelas por 3.500 millones de dólares “contra cualquier reclamo”, entrando como arrendatario del World Trade Center en litigio con las compañías de seguros en corte federal para determinar cuánto le debían pagar las aseguradoras por la destrucción de su propiedad tan solo un mes después del 11 de septiembre de 2001. Silverstein reclamaba un pago de 7.000 millones de dólares de las aseguradoras, alegando que los dos impactos de aviones comerciales contra las Torres Gemelas eran dos incidentes aparte, mientras que las compañías de seguros alegaban que sólo pagarían 3.500 millones por considerar los atentados un solo incidente. Según un informe de Bloomberg, acordaron en 2007 pagarle a Silverstein y a la Autoridad de Puertos de Nueva York 4.550 millones de dólares, frente a los 3.200 millones de dólares que Silverstein había originalmente acordado pagarle a la Autoridad de Puertos de Nueva York por el World Trade Center 6 semanas antes del 11 de septiembre de 2001. Hay que recordar también que el 13 de septiembre de 2001, solo dos días después de los atentados de al-Qaeda contra las Torres Gemelas, Silverstein, según Bloomberg, inició una ‘campaña’ para reconstruir en el área del World Trade Center, habiendo declarado a Reuters su portavoz aquel día que el magnate de bienes raíces consideraba Manhattan como un centro de comercio de orden mundial y que por lo tanto había que reconstruir un distrito de negocios de la magnitud del que fue destruido por los terroristas.

LA VIDA DESPUES DEL 11S

En realidad, Silverstein podría alquilar más espacio en los tres rascacielos que planea construir en el lugar donde estuvo el anterior World Trade Center, que son la Torre 2 (Two World Trade Center), con sus planeados 88 pisos; la Torre 3 (Three World Trade Center) con 80 pisos y la Torre 4 (Four World Trade Center), que con sus 72 pisos superará con creces al edificio original destruido en los ataques del 11 de septiembre de 2001, que tenía tan solo 9 pisos. El total de pisos entre estas tres torres será de 240, comparados con los 110 pisos por torre de las Torres Gemelas destruidas en los atentados de al-Qaeda. Tal fue el entusiasmo de Silverstein en llevar a cabo una rápida reconstrucción de la zona destruida por los atentados del 11 de septiembre de 2001 que el gobernador de Nueva York de entonces, George Pataki, declaró en público que estaba furioso con el magnate de bienes raíces por hablar en público sobre su afán de reconstruir antes de que el estado de Nueva York y la Autoridad de Puertos de la ciudad de Nueva York hubiesen decidido qué hacer en el lugar en el que estuvo el desaparecido World Trade Center.

Según ‘Haaretz’, el primer ministro israelí de entonces, Ariel Sharon, era amigo personal de Silverstein, como también lo es el actual primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. Cabe añadir que Silverstein fue el mayor donante privado de la entonces senadora de Nueva York Hillary Clinton. ‘Haaretz’ reportó que Silverstein también ha hecho generosas contribuciones a otros senadores estadounidenses que apoyaron los planes de reconstrucción del promotor inmobiliario en donde estuvo el World Trade Center. En 1997, cuando Netanyahu era primer ministro de Israel, Silverstein le persuadió para que apoyara su proyecto de crear una zona de libre comercio en el desierto del Neguev. Este proyecto de Silverstein fue impulsado por el ministro israelí de infraestructura nacional de entonces, Ariel Sharon, quien le concedió 6 millones de nuevos shekels israelíes y le prometió otros 9 millones adicionales. Los planes de Sharon en apoyo del proyecto de Silverstein de una zona de libre comercio en el Neguev se paralizaron cuando hubo un cambio de Gobierno en Israel con las elecciones de mayo de 1999.

2ª parte

Como mencioné en la primera parte de este blog, antes del 11 de septiembre de 2001 unos 140 jóvenes israelíes que decían ser ‘estudiantes de arte’ fueron detenidos por las autoridades estadounidenses de manera no oficial por presuntas operaciones de espionaje contra instalaciones y funcionarios federales de EE.UU. y oficialmente por violaciones a las leyes de inmigración norteamericanas. Según fuentes que incluyen testimonios de investigadores y funcionarios gubernamentales hablando bajo condición de anonimato y un informe de la DEA (Administración para el Cumplimiento de las Leyes sobre las Drogas) estadounidense titulado ‘Actividades sospechosas involucrando estudiantes de arte israelíes en instalaciones de la DEA’, los supuestos “’estudiantes de arte israelíes’ operaban como parte de una red de espionaje israelí llevando a cabo una “operación organizada de recolección de inteligencia” cuyo fin era “penetrar facilidades gubernamentales”.La elaboración del informe de la DEA se vio motivada por el hecho que, según él mismo, en enero de 2001 la Oficina de Programas de Seguridad de la DEA “empezó a recibir informes de estudiantes de arte israelíes tratando de penetrar varias sucursales de la DEA en los Estados Unidos continentales”, citándolo. Los presuntos ‘estudiantes de arte israelíes’ intentaban venderle supuestas obras de arte a miembros del Gobierno estadounidense en 42 ciudades de los EE.UU., registrándose en el informe de la DEA incidentes ocurridos en los primeros seis meses de 2001. Unos 130 incidentes con ‘estudiantes de arte israelíes’ fueron reportados por agentes de la DEA, el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), la Fuerza Aérea de EE.UU., el Servicio Secreto, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Servicio de Alguaciles Federales de EE.UU. (U.S. Marshals Service), según el artículo de Salon.com titulado ‘El misterio israelí de los ‘estudiantes de arte’’ (‘The Israeli ‘art student’ mystery’).

Tercera parte del reportaje en inglés de Carl Cameron sobre la red de espionaje israelí:

La mayor parte de los 140 ‘estudiantes de arte’ arrestados había servido en las fuerzas armadas israelíes y varios de ellos tenían antecedentes en inteligencia. Según un informe federal estadounidense, muchos de estos ‘estudiantes de arte israelíes’ sirvieron al hacer el servicio militar en unidades de inteligencia y de inteligencia de señales electrónicas. Uno de los supuestos ‘estudiantes de arte’ era el hijo de un general de dos estrellas israelí y otro había sido guardaespaldas del jefe del Ejército israelí. El FBI difundió una advertencia a otras agencias federales a comienzos de 2001 advirtiéndoles que estuviesen alerta ante visitantes que declarándose ‘estudiantes de arte israelíes’ intentasen evitar los controles de seguridad en las entradas de edificios federales so pretexto de entrar para vender obras de arte. Documentos de agencias de la ley y el orden han revelado que los ‘estudiantes de arte israelíes’ se han “enfocado en y penetrado bases militares” y en instalaciones de la DEA y el FBI. Se reportó que “36 sitios del Departamento de Defensa sensitivos” habían sido visitados por los ‘estudiantes de arte’. También según el artículo de ‘The Sunday Herald’ titulado ‘Cinco israelíes fueron vistos filmando mientras aviones de pasajeros se estrellaban dentro de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001′, los ‘estudiantes de arte israelíes’ visitaron además “docenas” de edificios del Gobierno entre los cuales había “oficinas secretas” y las viviendas sin dirección de miembros de la inteligencia y de las fuerzas de la ley y el orden estadounidense.Cuando se les preguntaba a los presuntos ‘estudiantes de arte israelíes’ donde estudiaban, por lo general respondían que en la Academia Bezalel de Arte y Diseño de Jerusalén o en la Universidad de Jerusalén. El problema es que de acuerdo a la revista Salon.com en su artículo de 2002, una portavoz de la Academia Bezalel declaró que no identificaba ninguno de los nombres de los supuestos estudiantes de la academia como alumnos de ésta y que tampoco aparecían en el registro de estudiantes en los últimos 10 años. Tampoco existía la tal “Universidad de Jerusalén” mencionada por los supuestos ‘estudiantes de arte israelíes’.

Cuarta parte del reportaje en inglés de Carl Cameron sobre la red de espionaje israelí:

Pero la conexión más directa entre la presunta red de espionaje israelí y los atentados de al-Qaeda del 11 de septiembre de 2001 vino de dos publicaciones francesas aparecidas a comienzos de 2002 y después del reportaje en cuatro partes sobre la red de espionaje israelí de Carl Cameron de Fox News, el cual fue censurado y eliminado de los archivos de Fox News. El 28 de febrero de 2002 la publicación francesa de Internet de París Intelligence Online declaró que “una enorme red de espionaje israelí operando en los EE.UU. fue desenrollada” y el 5 de marzo de ese año el diario ‘Le Monde’ reportó la desarticulación de una “vasta red de espionaje israelí” en el “mayor caso de espionaje israelí” desde el caso del estadounidense Jonathan Pollard de 1985, analista civil de inteligencia de la Armada de los EE.UU. que espió para el Mossad. La agencia internacional de noticias Reuters informó sobre el artículo de ‘Le Monde’ con un artículo titulado ‘EE.UU. rompe gran red de espionaje israelí‘ (‘U.S. busts big Israeli spy ring’).Basándose, como el reportaje de Carl Cameron de Fox News, en el informe de 60 páginas de la DEA, Intelligence Online y ‘Le Monde’ descubrieron también por sus investigaciones información de interés. Según ‘The Sunday Herald’ de Escocia, Intelligence Online reportó que “de acuerdo al FBI, terroristas árabes y presuntas células terroristas vivieron en Phoenix, Arizona, además de en Miami y Hollywood, Florida, desde diciembre de 2000 hasta abril de 2001 en proximidad directa a las células espías israelíes”. Cabe señalar que de acuerdo al informe de la DEA sobre los ‘estudiantes de arte israelíes’, producido en colaboración con el servicio federal de inmigración de EE.UU., los israelíes operaban en células de cuatro a seis miembros.

Intelligence Online llegó a la conclusión que los presuntos agentes del Mossad israelí estaban llevando a cabo una misión de espionaje y vigilancia contra dos de los líderes de las células de al-Qaeda que secuestrarían los aviones de pasajeros el 11 de septiembre de 2001: Mohammed Atta y Marwan al-Shehi. Ambos se habían mudado a Hollywood en la Florida después de trasladarse de Hamburgo, viviendo en compañía de otros tres miembros de al-Qaeda que participarían en los atentados del 11 de septiembre. Pero en Hollywood, población de la Florida con solo 25.000 habitantes, también operaba una célula del Mossad. De acuerdo con Intelligence Online, el líder de la célula espía del Mossad israelí había alquilado apartamentos —citando a la publicación francesa— “directamente cerca del apartamento de Atta y al-Shehi”.

Así en Hollywood, Florida, varios ‘estudiantes de arte israelíes’ vivieron en 4220 Sheridan Street, solo a un bloque del apartamento de 3389 Sheridan Street, donde Mohammed Atta vivió junto con tres de los terroristas de al-Qaeda y futuros secuestradores de aviones el 11 de septiembre de 2001. Otros dos ‘estudiantes de arte israelíes se mudaron a Ft. Lauderdale, justo al norte de Hollywood, Florida. En Hollywood y Ft. Lauderdale de la Florida llegaron a vivir al menos 10 de los 19 terroristas de al-Qaeda que secuestraron los aviones de pasajeros el 11 de septiembre de 2001, y justo al norte de Ft. Lauderdale llegaron a vivir en una ocasión 8 de los terroristas de al-Qaeda del 11 de septiembre. También según Intelligence Online, más de la tercera parte de los 140 presuntos ‘estudiantes de arte israelíes’ que fueron detenidos —y que en total operaban en 42 ciudades de EE.UU.— vivieron en la Florida, varios de los cuales, como se dijo, se asentaron en las poblaciones de Hollywood y Ft. Lauderdale, donde también vivieron los terroristas de al-Qaeda referidos.

Otros datos de interés revelados por las publicaciones francesas son que seis de los ‘estudiantes de arte israelíes’ detenidos portaban al parecer teléfonos móviles que habían sido comprados por uno que fue vicecónsul israelí en los EE.UU. El diario ‘Le Monde’ reveló que dos de los presuntos ‘estudiantes de arte israelíes’ habían volado de Hamburgo a Miami para visitar a un agente del FBI en su casa. Después de hacerlo los dos tomaron un avión para Chicago, donde visitaron a un agente del Departamento de Justicia de EE.UU. en su casa y después de hacerlo nuevamente se embarcaron en un vuelo directo a Toronto, Canadá, ocurriendo todos estos viajes el mismo día.De acuerdo al periodista autor del artículo de la revista Salon.com, en conversaciones con un agente de inteligencia estadounidense de alto nivel que se identificaba solo por el nombre ‘Estabilidad’, una teoría que podría explicar las visitas de los supuestos ‘estudiantes de arte israelíes’ a instalaciones gubernamentales federales y a las viviendas de agentes federales estadounidenses es el que dichas visitas habrían servido de ‘cortina de humo’ para aquellos agentes del Mossad que tenían por misión espiar y vigilar a los terroristas de al-Qaeda, para evitar así que fuesen descubiertos por el contraespionaje norteamericano en sus actividades de espionaje contra los terroristas. Las agencias federales involucradas en los casos de los ‘estudiantes de arte israelíes’ habrían centrado su atención en los ‘estudiantes’ que pretendían venderles obras de arte a instituciones y miembros del Gobierno federal, sin darse cuenta de la primordial misión del Mossad de espiar a al-Qaeda. En este sentido, los ‘estudiantes de arte’ habrían servido también de ‘señuelo’, además de ‘cortina de humo’, para atraer la atención de las autoridades federales que al hacerlo habrían hecho pasar desapercibidas las actividades de y contra los operativos de al-Qaeda.

Finalmente, no se debe descartar que los presuntos espías israelíes hubieran también intentado con sus visitas e infiltraciones a instalaciones federales determinar cuánto sabían las autoridades estadounidenses sobre las actividades de los terroristas de al-Qaeda para saber si sus planeados atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 se llevarían a cabo exitosamente o serían descubiertos. Probablemente para despistar a los norteamericanos como parte de un presunto afán de que se realizasen los atentados del 11 de septiembre de 2001, en agosto de 2001 las autoridades israelíes les pasaron a los estadounidenses una lista de presuntos terroristas que incluía a cuatro de los miembros de al-Qaeda que participaron en los ataques del 11 de septiembre de aquel año. El problema fue que la advertencia israelí decía que los terroristas tenían planeado cometer atentados “fuera de los EE.UU.”

Fuente: RTParte IParte II

About these ads